Reclamamos en Madrid un consorcio para gestionar la reintroducción del oso