Llevamos a los juzgados al Síndic y al Conselh de Aran por intentar cazar a la osa Hvala

EFE
VIELHA

La asociación ecologista Avalon (Aran Valor Natural) ha denunciado en los juzgados de Vielha (Vall d'Aran) al departamento de Medi Ambient del Conselh Generau d'Aran y a su Síndic, Francesc Boya, por intentar capturar a la osa Hvala, que atacó el pasado jueves, día 23, a un cazador.

El presidente de la entidad, Carlos Montero, ha explicado que el animal pertenece a una especie protegida por la Unión Europea y que, por lo tanto, no se puede capturar sin decir qué se va hacer con él una vez en cautiverio.

"No puede ser que entre los agentes rurales que están participando en el dispositivo de captura no haya ningún veterinario. Esta operación no ofrece ninguna garantía que asegure la vida y la salud de la osa, por eso hemos presentado una denuncia en los juzgados contra la misma", ha asegurado Montero.

Dudas sobre la versión del cazador

Por otro lado --de la misma manera que ya hizo la semana pasada la asociación ecologista Ipcena-- el presidente de la asociación ha minimizado el ataque de la osa contra el cazador, un hombre de 74 años que, según explica él mismo, recibió un zarpazo en un brazo y un mordisco en la pierna.

"Todo el mundo sabe, y más los cazadores, que cuando te encuentras a un oso lo último que se debe hacer es gritar y levantar los brazos, ya que se puede sentir amenazado y atacar. El animal, de todos modos, no tuvo intención alguna de matar, sino el hombre no lo habría explicado", ha afirmado Montero.

Por ello, el ecologista considera que el ataque ha sido "un montaje". "Los cazadores son un grupo de presión muy potente en la Vall d'Aran. Son los que tienen el poder económico y político, y el Síndic ha cedido a sus presiones", ha asegurado.

Alarmismo innecesario

En este sentido, el representante de Avalon ha criticado duramente al Síndic d'Aran, Francesc Boya, por haber reclamado que se retiren los osos de la zona.

"Solo ha creado alarma en el territorio, ya que ha venido a decir que quien venga al Aran y entre al bosque corre el peligro de ser atacado por un oso. Y decir eso en una zona turística es terrible", ha comentado.

Montero ha explicado que diferentes asociaciones ecologistas del territorio están preparando una actuación conjunta para mostrar su oposición a la captura de la osa y a la intención del Ejecutivo aranés de que se retiren todos los ejemplares del Pirineo catalán.